Aceites, Comestibles y Masaje Hay 7 productos.

Mostrando 1 - 7 de 7 items

Aceites, comestibles y masaje

La excitación del cuerpo no solo se consigue mediante el sexo o el tocamiento de nuestras partes erógenas. Hay muchos otros aspectos que intervienen dentro del deseo sexual: la vista, el tacto, el gusto, el olfato... Por esto mismo, si quieres dedicarte una noche al placer, a la sensualidad y al contacto carnal es más que recomendable que ambientes la estancia, bajes las luces o la ilumines con unas velas, pongas una suave música y deleites a tu pareja con un masaje sensual.

Comenzar la velada con un masaje relajante y erótico es de lo más sugerente para conseguir crear un clima idóneo para vuestra noche. Es una manera totalmente indicada para conseguir que tu pareja disfrute de un momento de relax, de tus cuidados y que le hagas sentir como la persona más querida del mundo. El masaje puede empezar con suaves movimientos que destensen su cuerpo y, después, comenzar a juguetear con tus manos para que empiece a excitarse y a desearte hasta más no poder.

Y para este tipo de práctica no hay nada mejor como un aceite de masajes que conseguirá que el tacto sea mucho más suave y placentero, además de resbaladizo y esa traviesa mano puede, sin querer (evitarlo), caer entre las piernas en un "accidente" inocente. Con los aceites de masajes se pueden experimentar momentos relajantes, excitantes y muy pasionales entre vosotros. Además, algunos de estos aceites contienen efecto calor que, al ponerse en contacto con la piel, consiguen elevar su temperatura y producir sensaciones muy agradables.

Dentro de la gama de aceites de masajes existen los que son comestibles y, por tanto, le dan un extra a vuestro encuentro pues te permite jugar también con tus labios, tu lengua, tus besos... Las parejas más apasionadas encontrarán en este tipo de producto el aliado perfecto para vivir noches juguetonas, divertidas y la mar de excitantes porque, ¿qué hay mejor después de un masaje que un momento de sexo oral? Es la manera perfecta para conseguir que tu pareja se rinda de placer ante ti.

Para conseguir que la velada sea perfecta te recomendamos que sorprendas a tu pareja con un ambiente sugerente, es decir, la excitación no solo se consigue por el tacto sino que todos los sentidos están involucrados por lo que no hay nada mejor como esperarla con tus mejores galas, una copa de cava, música relajante y la luz bajada. Invítala a la habitación para que se tumbe en la cama (que, si quieres, puedes haber decorado con unos pétalos de rosa) y dile que se desnude completamente para recibir un masaje. Si recibes a tu pareja de esta manera ten por seguro que caerá rendida a tus pies.

Ahora te contamos cómo puedes hacer un buen masaje erótico. Lo primero es contar con el aceite de masajes que, si quieres, puede ser comestible. Una vez lo tengas, aplícalo sobre tus manos y frótalas para que no esté frío, luego empieza a masajear la espalda de tu pareja con movimientos suaves que ayuden a destensarla y a dejar atrás sus problemas rutinarios.

Una vez conseguida esta situación de relax, comienza a bajar tus manos por las nalgas, masajea la zona de entre las piernas (sin tocar aún el sexo) y ve besando su cuerpo con tus labios suavemente. Puedes darle la vuelta para tener su parte frontal ante ti y, ahí, empezar a masajear el vientre, el pecho y besarlo apasionadamente. Poco a poco podrás ir bajando tus manos e ir tocando de forma ocasional su sexo para que su deseo aumente al máximo.

Vive una experiencia de máximo placer con los aceites de masaje y haz que el erotismo se encuentre también en las pequeñas cosas.